Este es el blog del Proyecto Comenius del IES "Gabriel y Galán" de Plasencia. Aquí iremos mostrando tanto
las experiencias de trabajo con los alumnos, como la información para todos los profesores participantes.

LECTURAS

LECTURAS POLONESAS

 
 

paisaje con grano de arena-wislawa szymborska-9788426427953




"Paisaje con grano de arena" es el primer volumen poético de la autora que se publica en lengua castellana. Los cien poemas recogidos en la presente antología, constituye una excelente muestra del recorrido, tanto literario como temático, de la poesía de Szymborska. Wislawa Szymborska, poeta polaca galardonada con el Premio Nobel de Literatura, en 1996.




 
Esta traducción española de la poesía de Wislawa Szymborska está compuesta por dos de sus libros, los considerados más valiosos y representativos de su obra, El gran número y Principio y fin , complementados por quince poemas de sus obras anteriores y cinco más recientes, aún no recopilados en el libro por su autora. Contiene asimismo el texto El poeta y el mundo , leído por su autora en Estocolmo con motivo de la recepción del Premio Nobel de Literatura, así como un estudio preliminar: Wislawa Szymborska, poeta de la conciencia del ser , de la reconocida especialista Malgorzata Baranowska.


 



















Adam Zagajewski es un poeta de la claridad. En sus versos asoman inviernos infinitos, sabor de hojas, arboledas y sonidos, casas como un bolsillo en un abrigo, violonchelos, aeropuertos, los vivos y los muertos, un anhelo, la memoria y, a veces, el tiemo circular. Zagajewski es asimismo un poeta visual, de palabras que son celebración del mundo y sus imágenes. Es el canto de un instante que se expande, que involucra, y en el que converge la realidad toda, epifánica y plural, siempre presente. Poeta exiliado, la suya no es, sin embargo, una poesía del exilio. Se le considera una de las figuras más relevantes y con más repercusión internacional de la nueva generación de poetas polacos y, con el libro que hoy presentamos, Acantilado empieza la publicación de su obra poética.  





Henryk Sienkiewicz fue hijo de terratenientes polacos, y se formó en la Universidad de Varsovia. En 1870 comenzó su carrera periodística, que lo llevó a viajar a Estados Unidos como enviado especial. De regreso a su país, fue designado director del periódico Slowoue. Es
Muchos críticos y lectores han querido ver en Quo Vadis? una metáfora política de la Polonia en que vivió su autor, Henrik Sienkiewicz (1846-1916), sojuzgada por el imperialismo de Rusia y su Zar (doble histórico del César Nerón), equiparando así a los polacos de entonces, que se habían levantado contra la ocupación rusa, con los primeros cristianos perseguidos por Roma. La novela comienza en el año 63 d.C., en tiempos del César Nerón, de la dinastía de los Julio-Claudios, y en ella seremos testigos del gran incendio de Roma.




También de Henryk Sienkiewicz. Curioso libro en el cual se nos muestran las impresiones que sobre nuestro país tienen varios viajeros polacos. Extraña comprobar lo extraños que podemos llegar a resultar a los ojos de los extraños. Lo cual, ciertamente, hoy ya no extraña a casi nadie que mire y sepa ver.




LIBROS RELACIONADOS CON ESTAMBUL
Aquí os presentamos una selección de títulos que podéis disfrutar durante la Semana Santa:

El museo de la inocencia. Orhan Pamuk. Ed. Mondadori.




Su amor era tan grande que él conservaba todo lo que ella poseía, y al final también lo que ella podría haber poseído.
La nueva novela de Orhan Pamuk es una historia de amor contemporánea. La acción transcurre en las décads de los setenta y ochenta y narra la historia de Kemal, heredero de una de las familias más ricas de Estambul, y su amor por Füsun, una pariente lejana de clase inferior . kemal reconstruye la historia de su fracaso amoroso a partir de una extensa colección de recuerdos y objetos cotidianos.
Al mismo tiempo, la novela construye un retrato fiel de la alta sociedad de Estambul desde la década de los setenta hasta la actualidad. Es una novela sobre el matrimonio, el sexo y los cambios sociales, llena de humor y detalles preciosos. Habla de los miedos y las locuras de esa sociedad que condujo a Turquía hasta la modernidad y a las mismas puertas de Europa. 

La química secreta de los encuentros. Marc Levy. Ed. Planeta.



Londres, 1950. Alice trabaja con pasión creando perfumes. Tiene una vida tranquila que reparte entre su trabajo y sus amistades. Pero la víspera de Navidad marcara un cambio permanente en su vida. Alice y sus amigos van a pasar el día a la feria de Brighton.
Allí, una vidente le predice un misterioso porvenir… Nunca ha creído en esas cosas, pero aun así, no puede borrar las palabras de la vidente de su mente y comienza a tener pesadillas todas las noches, unas pesadillas muy reales e incomprensibles. Pero su excéntrico, gruñón y a su vez divertido vecino, el Monsieur Daldry, llega a convencerla para que se tome en serio la predicción y realice ese viaje para encontrar a las seis personas que la llevarán hasta su destino. Y así se encuentran realizando juntos un viaje de Londres a Estambul.... que les transformará como nunca habían imaginado.

De parte de la princesa muerta    Kenize Mourad. Tusquets.



En este libro la autora nos cuenta la historia de la vida de su madre, usando testimonios de otra gente pero también su imaginación ya que nunca pudo llegar a conocer a su madre personalmente. Así, el libro nos habla de la madre de la escritora desde que era una niña hasta que murió. Nacida en Turquía y siendo una princesa, la acción transcurre por los distintos lugares a los que la princesa viaja y vive: Turquía, Líbano, India y Francia.

La historia de estos países y del mundo en general es muy fiel a los hechos, te haces muy buena idea de la situación de estos países durante el siglo XX: cómo vivían, sus tradiciones, sus problemas y revoluciones... Es un libro muy interesante desde este punto de vista histórico y cultural.

Además es la historia de una persona, y como tal hay un poco de todo: amistad, amor, juventud, maternidad, pero sobretodo, la búsqueda de una joven para saber quién es y qué debe hacer con su vida. Con algunos valores muy bonitos que hacen pensar, os recomiendo este libro que me ha emocionado y encantado.



Púrpura Imperial. Gillian Bradshaw. Salamandra



Desde la antigua Hispania hasta los territorios más ricos de Italia y Siria, con el Mediterráneo como mar interior, el Imperio Bizantino domina el mundo civilizado hasta los confines del norte, donde los hunos desafían las gloriosas conquistas del general Belisario. Sin embargo, en los palacios de Constantinopla son muchos los que consideran al emperador Teodosio una persona débil, incapaz y demasiado tolerante ante la disidencia religiosa y los enemigos bárbaros. Y mientras en la corte aumentan las intrigas políticas, en Tiro, el antiguo centro comercial del mundo cartaginés, la esclava Demetrias, la más diestra de las tejedoras de seda del imperio, ha recibido la orden de confeccionar un manto de color púrpura para uso exclusivo del emperador. Pero al cumplir su cometido, la humilde artesana se ve inmersa en una conspiración para derrocar a Teodosio. Así pues, el destino de Demetrias quedará íntimamente ligado al devenir de un imperio socavado por la ambición de quienes juraron defenderlo.

Gillian Bradshaw, considerada en la actualidad la escritora de novela histórica más importante de Gran Bretaña, culmina con este libro la trilogía dedicada a Bizancio, cuya segunda parte, El faro de Alejandría, obtuvo un enorme éxito de ventas en nuestro país.


Lengua de gato. José Ramírez Lozano. ED. Edelvives.


Novela fantástica ambientada en Estambul en fecha imprecisa, aunque, presumiblemente, en los años finales del imperio turco, antes de la Primera Guerra Mundial. La trama se centra en la joven hija de un tejedor de alfombras que, al ser muda, expresa sus palabras a través del tejido. El sultán, conocedor de su arte extraordinario, le encarga una gran alfombra pero su exigencia urgente impide a la protagonista el realizar, antes, una red muy especial para un pescador del que está enamorada. El sultán, sabedor de que no trabaja de modo exclusivo para él, la encierra en una cámara aislada hasta que termine. Mientras, su gato, criatura sabia, mágica y capaz de hablar, le proporciona un hilo especial con el que someter al monarca a un encantamiento de desaparición. La obra encierra en su argumento un simbolismo muy complejo, en torno al silencio, el amor, el pasado histórico de la ciudad donde se desarrolla y el poder de la palabra, enunciada, escrita u omitida. Las claves para comprender su mensaje de fondo están formuladas con imágenes poéticas, cargadas de un oscuro significado, cuyo sentido no es fácil de captar. El estilo, de tono legendario, tiene una expresividad sugestiva y misteriosa pero a veces incurre en alardes retóricos o filosóficos que le restan naturalidad. El autor, (Badajoz, 1950) es profesor de lengua y literatura españolas y su producción literaria se extiende al ámbito de la poesía y la narrativa. Con esta obra obtuvo el premio Lazarillo en 2011.


YUNUS EMRÉ



NUESTRO único enemigo
es el resentimiento.
No guardemos rencor a nadie;
sea para nosotros
la humanidad
solo una.


CUALQUIERA que posea
una gota de amor
vive la existencia
de Dios.


VENID, seamos amigos siquiera una vez.
Hagamos la vida más fácil.
Amemos y seamos amados.
Cuando llega amor,
deseos y defectos
huyen.

 
TU amor me sacó de mí.
Tú eres todo lo que necesito
Ardiendo estoy día y noche. Ni me contentan las riquezas,
ni me asusta la pobreza. Me basta con tu amor.
Tú eres todo lo que necesito.
Tu amor disipa otros amores; los sumerge
en el mar del amor. Tu presencia todo lo llena.
Tú eres todo lo que necesito.
He de beber el vino de tu amor, amarte como loco en el dolor.
Tú eres mi preocupación. Eso que llaman paraíso,
palacios, jardines, a quien los quiera, dáselos.
Tú eres todo lo que necesito.
Aunque tengas que matarme y dar al viento mis cenizas,
mi tierra seguirá diciendo: Tú eres todo lo que necesito.
En este mundo y en el otro,
Tú eres todo lo que necesito.


NO nos opongamos a ninguna religión.
La comprensión verdadera
nace cuando alientan
todas las creencias.


SOY yo el primero y el último que ayuda a las almas,
Soy quien da la mano a los extraviados,
Soy la esperanza de los desesperados,
Soy la vista de los que no ven,
Soy quien revela los misterios,
Soy el espíritu que se esconde en los corazones,
Soy el agua que cae sobre las piedras,
Soy quien con una mirada detiene el mundo,
Soy quien sacia a los hambrientos,
Soy quien ampara a los amantes,
Soy el viento que allana los montes,
Soy quien creó esos cielos,
Soy el faro que ilumina los mares,
Soy la lengua que recita,
Soy el camino que conduce,
Soy quien derrama riquezas,
Soy el jardinero errante,
Soy quien mandó a Hamza al monte Qâf,
Soy quien puso allí el nido del Sîmurg,
Soy quien dice estas palabras, no Yunus.
Soy Yo, el Primero y el Último.



YO encontré mi luna aquí, en la tierra,
¿qué me importa el cielo?


TEN cuidado, a nadie rompas el corazón.
Los corazones son de vidrio:
una vez que se rompen,
jamás se recomponen.



NO sé a quién busca esta vez la muerte;
en la huerta de los seres cosecha vidas.
Cuando el ángel de la muerte deambula entre nosotros,
algunos se ahogan en lágrimas
y otros se quedan en ruinas.
Todo el mundo se arrastra ante su guadaña;
a nadie perdona, viene la muerte sin aviso.
No distingue valiente ni cobarde, padre ni hijo;
si decide segar un alma, le manda su beso.
Yunus el Místico, reza también tú por tu Señor,
pues no hay tiempo que malgastar.
Los dragones de la muerte alientan:
corre junto a
tu Amado sin dudar.


TENDRÁS que destrozar mi corazón.
Si quieres ver lo que hay dentro,
tendrás que partir mi corazón. 


EL corazón que carece de amor
es tan duro como la piedra.
Y en el corazón de la piedra,

nada crece. 




NÂZIM HIKMET 



AL partir, me quedan cosas que acabar,
                                                          al partir.
Salvé la gacela de la mano del cazador,
pero siguió desvanecida, sin recobrar el sentido.
Cogí la naranja de la rama,
pero no pude despojarla de su corteza.
Me reuní con las estrellas,
pero no pude contarlas.
Saqué agua del pozo,
pero no pude servirla en los vasos.
Coloqué las rosas en la bandeja,
pero no pude tallar las tazas de piedra.
No sacié mis amores.
Al partir, me quedan cosas que acabar,
                                                          al partir.



CHICAS como hilos de oro
           en esta ciudad europea
                        se pasean con babuchas como las nuestras.
Sobre el Estambul que llevo dentro el cielo está despejado.
Un ciprés, una fuente, Üsküdar.
Aunque me echara a correr, no alcanzaría

el vapor que está saliendo del muelle.


GRACIAS a ti
cada uno de mis días es un mundo limpio
y perfumado que huele a melón.
                                                                    Gracias a ti
todos los frutos se ofrecen a mi mano como si yo fuera el sol.
Gracias a ti sólo pruebo la miel de la esperanza.
Gracias a ti late mi corazón.
                                                                     Gracias a ti
mis noches más solitarias son como un kilim de Anatolia
que sonríe desde la pared.
Gracias a ti al final de mi camino, sin llegar a mi ciudad,
                       he descansado en una rosaleda.
Gracias a ti, no dejo entrar a la muerte
                      que con sus cantos llama a mi puerta
vestida con sus más sutiles ropajes y me invita al gran descanso.



ENTRE mis brazos estáis desnudas
                          la ciudad, la tarde y tú
vuestra claridad ilumina mi rostro
                          y también el olor de vuestros cabellos.
¿De quién son estos latidos
que baten bom bom y se confunden con nuestra respiración?
                                  ¿tuyos? ¿de la ciudad? ¿de la tarde?
                                  ¿o tal vez son míos?
¿Dónde termina la tarde dónde comienza la ciudad
dónde termina la ciudad dónde comienzas tú
                        dónde termino yo dónde comienzo?



ME acostumbro a envejecer, es el oficio más difícil del mundo,
llamar a las puertas por última vez,
la separación para siempre.
Horas que corréis, corréis, corréis...
Trato de comprender a costa de dejar de creer.
Te iba a decir una palabra pero no pude.
En mi mundo el sabor de un pitillo por la mañana
con el estómago vacío.
La muerte antes de llegar me envió su soledad.
Envidio a los que no se dan cuenta de que envejecen,
tan ocupados están con sus cosas.





FERIT ORHAM PAMUK 



EXTRACTOS DE “LA NIEVE”


“Los copos eran más grandes y tenían más fuerza que los de nieve que le habían acompañado a lo largo de todo el viaje de Estambul a Erzurum… Con la mirada clavada en el cielo, no consideraba los copos cada vez más grandes que esparcía el viento como signos de un desastre que se aproximaba sino como señales de que por fin había regresado a la felicidad y pureza de los días de su infancia…”

“La nieve caía lentamente en grandes copos que llenaban la mirada… Ka recordó las noches nevadas de su infancia, en tiempos en Estambul también se cortaba la electricidad por la nieve y las tormentas, cuando en su casa escuchaban susurros de imploraciones pías -Dios nos proteja- que aceleraban el corazón infantil y Ka se sentía feliz de tener una familia…”

“La nieve, al cubrir la suciedad, el barro y la oscuridad de la ciudad, siempre despertaba en él una olvidada impresión de pureza, pero Ka perdió aquella sensación de inocencia con respecto a la nieve el primer día que llegó a Kars. Allí la nieve era algo cansino, agotador, terrorífico… Parecía que hubiera una relación entre el fin de aquellos interminables inviernos y el desplome, el empobrecimiento y la infelicidad de la ciudad…”

“Ipek y ella (Kadife) cuando eran niñas siempre habían querido que nevara más: la nieve despertaba en ellas la sensación de la belleza de la vida y le hacía sentir a Kadife que las personas se parecían y que el universo y el tiempo eran muy vastos mientras que el mundo de los humanos era demasiado angosto. Por eso cuando nevaba las gentes se aproximaban unas a otras. Era como si la nieve cayera sobre todas las enemistades, sobre todos los enojos y furores, y les acercara…”


EXTRACTOS DE “ME LLAMO ROJO”

“Antes de la pintura sólo existía la oscuridad y después de la pintura sólo existirá la oscuridad. Con nuestros pigmentos, nuestro talento y nuestro amor, recordamos la orden que Dios nos dio: Ved. Recordar es saber lo que se ha visto. Ver es saber sin recordar. Así pues, pintar es recordar la oscuridad. Los grandes maestros, que ama la pintura y que son conscientes de que los colores y la vista están hechos de oscuridad, quieren regresar a la oscuridad divina a través de los colores. El que no tiene memoria no recuerda a Dios ni su oscuridad. La pintura de todos los grandes maestros busca en sus colores esa profunda negrura fuera del tiempo…”

“Sólo Dios es el que crea, el que hace que exista lo inexistente y da vida a lo que no la tiene. Nadie debe intentar competir con él. La pretensión de los pintores de hacer lo que Él hace, de ser creadores como Él, es el mayor de los pecados.”

“El significado de los colores es que están ante nosotros y podemos verlos… Para negar la existencia de Dios, los ateos, los impíos y los incrédulos dicen que no se puede ver el rojo…”

“Lo importante no es el contenido de las ideas, sino su forma. Lo importante no es lo que pinta el ilustrador, sino su estilo.”

“Y así, al darle color, es como si le ordenara al mundo: existe y el mundo toma mi color de sangre. El que no ve puede negarlo, pero estoy en todas partes.”


EXTRACTOS DE “LA CASA DEL SILENCIO”

“Oriente aún duerme en la profunda y horrible oscuridad de la Edad Media. Un puñado de ilustrados deben arrastrarnos, no a la desesperación sino  al entusiasmo de un gran esfuerzo… Porque si algo está claro es lo siguiente: No debemos conformarnos con traer toda esa ciencia de allí y trasladarla aquí, estamos obligados a descubrirla de nuevo.” 

“Oscuridad silenciosa, pero hay una luz muerta que se filtra entre los postigos, lo sé. No puedo ver los objetos, se han librado de mis miradas, guardan silencio y se encierran en sí mismos como si quisieran dejarme, claro que podrán permanecer inmóviles en sus correspondientes lugares aunque yo ya no esté…”

“No saben que os he querido y no saben que puedo soportar la idea de que estéis muertos en este día soleado… Me he encerrado en mis propios pensamientos y en mi dolor… Mirad, he levantado la cabeza y observo a mi alrededor: edificios de viviendas, muros, rótulos de plástico, carteles, escaparates, colores, pero enseguida empiezan a asquearme… Cómo voy a contaros cómo era esto antiguamente… No puedo contaros que había jardines, preciosos jardines, alineados unos detrás de otros…” 

“La estructura de nuestro cerebro debe cambiar no sólo para poder ver y comprender la Historia, sino también el mundo y la vida… Esa pasión por oír cuentos nos engaña a todos, nos arrastra a un mundo de Sueños… Y eso, mientras todos vivimos en un mundo Real…”

Eso que lo divide con su tictac: el Tiempo, pensé. Y sentí un escalofrío…”

“Pero no puedo dormirme… Pensaba en los colores, en el día en que, de improviso, Fatma me descubrió el secreto de los colores… El secreto de los colores es muy simple, me dijo y me señaló la banda de siete colores que había colocado en la rueda trasera de su bicicleta… ¿Lo ves? Aquí hay siete colores pero mirad qué va a pasar… Le dio al pedal con fuerza y una astuta alegría, los colores se mezclaron y se convirtieron en blanco…” 

“Yo miraba por la ventana hacia atrás y no hacia adelante, pero el caserón de Sükrü Bajá, que ya no se veía, sino hacia el camino que íbamos dejando detrás, el pasado en el que era hermoso pensar; pero lo que resultaba verdaderamente agradable era sentir que gracias al libro que tenía entre las manos quizás pudiera vivir de nuevo ese confuso pasado… Como razoné mucho después: Una vez terminada la vida, ese viaje en un solo sentido, no puedes volver a empezar de nuevo, ¿verdad, Fatma…?” 




WISLAWA SZYMBORSKA
 


NADA SUCEDE DOS VECES...

Nada sucede dos veces
ni va a suceder, por eso
sin experiencia nacemos,
sin rutina moriremos.

En esta escuela del mundo
ni siendo malos alumnos
repetiremos un año,
un invierno, un verano.

No es el mismo ningún día,
no hay dos noches parecidas,
igual mirada en los ojos,
dos besos que se repitan.

Ayer mientras que tu nombre
en voz alta pronunciaban
sentí como si una rosa
cayera por la ventana.

Ahora que estamos juntos,
vuelvo la cara hacia el muro.
¿Rosa? ¿Cómo es la rosa?
¿Como una flor o una piedra?

Dime por qué, mala hora,
con miedo inútil te mezclas.
Eres y por eso pasas.
Pasas, por eso eres bella.

Medio abrazados, sonrientes,
buscaremos la cordura,
aun siendo tan diferentes
cual dos gotas de agua pura. 

De "Llamando al Yeti" 1957         
Versión de Gerardo Beltrán


BUSCO LA PALABRA
 
Quiero definirlos en una sola palabra:
¿Cómo son?
Tomo las palabras corrientes, robo de
los diccionarios,
mido, peso e investigo.
Ninguna
responde
La más valiente – cobarde,
La más desdeñosa – aún santa
La más cruel – demasiado
misericordiosa,
La más odiosa - poco porfiada.
Esta palabra debe ser como un volcán,
que pegue, arrastre y derribe,
como la temerosa ira de Dios,
como el hervor del odio.
Quiero que ésta una sola palabra
esté impregnada de sangre,
que como los muros del calabozo
encierre en sí cada tumba colectiva.
Que describa precisa y claramente
quienes eran - todo lo que pasó.
Porque lo que oigo,
lo que se escribe,
resulta poco,
siempre poco.
Nuestra habla es endeble,
sus sonidos de pronto - pobres.
Con empeño busco ideas,
busco esta palabra -
y no la encuentro.
No la encuentro.


Escrito por Wislawa Szymborska cuando no había cumplido 22 años.
Publicado el 14 de marzo de 1945 en Dziennik Krakowski (Diario de Cracovia) 


DEL MONTÓN

Soy la que soy,
casualidad inconcebible
como todas las casualidades.
Otros antepasados
podrían haber sido los míos
y yo habría abandonado
otro nido,
o me habría arrastrado cubierta de escamas
de debajo de algún árbol.
En el vestuario de la naturaleza
hay muchos trajes.
Traje de araña, de gaviota, de ratón de monte.
Cada uno, como hecho a medida,
se lleva dócilmente
hasta que se hace tiras.
Yo tampoco he elegido,
pero no me quejo.
Pude haber sido alguien
mucho menos personal.
Parte de un banco de peces, de un hormiguero, de un enjambre,
partícula del paisaje sacudido por el viento.
Alguien mucho menos feliz
criado para un abrigo de pieles
o para una mesa navideña,
algo que se mueve bajo un cristal de microscopio.
Árbol clavado en la tierra,
al que se aproxima un incendio.
Hierba arrollada
por el correr de incomprensibles sucesos.
Un tipo de mala estrella
que para algunos brilla.
¿Y si despertara miedo en la gente,
o solo asco,
o sólo compasión?
¿Y si hubiera nacido no en la tribu debida
y se cerraran ante mí los caminos?
El destino hasta ahora ,
ha sido benévolo conmigo.
Pudo no haberme sido dado
recordar buenos momentos.
Se me pudo haber privado
de la tendencia a comparar.
Pude haber sido yo misma, pero sin que me sorprendiera,
lo que habría significado
ser alguien totalmente diferente.



DESCUBRIMIENTO

Creo en el gran descubrimiento.
Creo en el hombre que hará el descubrimiento.
Creo en el terror del hombre que hará el descubrimiento.
Creo en la palidez de su rostro,
la náusea, el sudor frío en su labio.

Creo en la quema de las notas,
quema hasta las cenizas,
quema hasta la última.

Creo en la dispersión de los números,
su dispersión sin remordimiento.

Creo en la rapidez del hombre,
la precisión de sus movimientos,
su libre albedrío irreprimido.

Creo en la destrucción de las tablillas,
el vertido de los líquidos,
la extinción del rayo.

Afirmo que todo funcionará
y que no será demasiado tarde,
y que las cosas se develarán en ausencia de testigos.
Nadie lo averiguará, no me cabe duda,
ni esposa ni muralla,
ni siquiera un pájaro, porque bien puede cantar.

Creo en la mano detenida,
creo en la carrera arruinada,
creo en la labor perdida de muchos años.
Creo en el secreto llevado a la tumba.

Para mí estas palabras se remontan por encima de las reglas.
No buscan apoyo en ejemplos de ninguna clase.
Mi fe es fuerte, ciega y sin ningún fundamento.
 


De "Fin y principio" 1993       
Versión de Gerardo Beltrán 


DISCURSO EN EL DEPÓSITO DE OBJETOS PERDIDOS

Perdí algunas diosas en el camino de sur a norte,
y también muchos dioses en el camino de este a oeste.
Se me apagaron para siempre un par de estrellas, ábrete cielo.
Se me hundió en el mar una isla, otra.
Ni siquiera sé exactamente dónde dejé las garras,
quién trae mi piel, quién vive en mi concha.
Mis hermanos murieron cuando me arrastré a la orilla
y sólo algún huesito celebra en mí ese aniversario.
Salté de mi pellejo, perdí vértebras y piernas,
me alejé de mis sentidos muchísimas veces.
Desde hace mucho cerreé mi tercer ojo ante todo esto,
me despedí de todo con la aleta,
me encogí de ramas.
Se esfumó, se perdió, se dispersó a los cuatro vientos.
Yo misma me sorprendo a mí misma, de lo poco que quedó
     de mí:
un individuo aislado del género humano por ahora,
que solo perdió su paraguas ayer en el tranvía.

De "Si acaso" 1978.
Versión de Gerardo Beltrán.



ESTOY DEMASIADO CERCA DE ÉL PARA QUE SUEÑE CONMIGO


Estoy demasiado cerca para que él sueñe conmigo.
No vuelo sobre él, de él no huyo
Entre las raíces arbóreas. Estoy demasiado cerca.
No es mi voz el canto del pez en la red.
Ni de mi dedo rueda el anillo.
Estoy demasiado cerca. La gran casa arde
Sin mí gritando socorro. Demasiado cerca
para que taña la campana en mi cabello.
Estoy demasiado cerca para que pueda entrar como un huésped
que abriera las paredes a su paso.
Ya jamás volveré a morir tan levemente,
tan fuera del cuerpo, tan inconsciente,
como antaño en su sueño. Estoy demasiado cerca,
demasiado cerca. Oigo el silbido
y veo la escama reluciente de esta palabra,
petrificada en abrazo. Él duerme,
en este momento, más al alcance de la cajera de un circo
ambulante con un solo león, vista una vez en la vida,
que de mí que estoy a su lado.
Ahora, para ella crece en él el valle
de hojas rojas cerrado por una montaña nevada
en el aire azul. Estoy demasiado cerca,
para caer del cielo. Mi grito
sólo podría despertarle. Pobre,
limitada a mi propia figura,
mas he sido abedul, he sido lagarto,
y salía de tiempos y damascos
mudando los colores de mi piel. Y tenía
el don de desaparecer de sus ojos asombrados,
lo cual es la riqueza de las riquezas. Estoy demasiado cerca,
demasiado cerca para que él sueñe conmigo.
Saco mi brazo que está debajo de su cabeza dormida,
Mi brazo dormido, lleno de agujas imaginarias.
En la punta de cada una de ellas, para su recuento,
se han sentado ángeles caídos. 

Versión de Elzbieta Borkiewicz 


LA REALIDAD EXIGE


La realidad exige
que lo digamos bien claro:
la vida sigue su curso.
Sucede así en Cannas y en Borodinó,
en los llanos de Kosovo y en Guernica.

Hay una gasolinera
en una pequeña plaza de Jericó,
hay bancos recién pintados
cerca de Bila Hora.
Las cartas van y vienen
entre Pearl Harbor y Hastings,
pasa un camión de muebles
bajo la mirada del león de Queronea
y solo un frente atmosférico amenaza
los florecientes jardines cercanos a Verdún.

Hay tanto de Todo
que lo que hay de Nada queda muy bien cubierto.
De los yates de Accio
llega la música
y en la cubierta, al sol, bailan las parejas.

Pasan siempre tantas cosas
Que seguro tienen que pasar en todas partes.
Donde hay piedra sobre piedra
hay un carro de helados
cercado por los niños.

Donde estaba Hiroshima
de nuevo está Hiroshima
y se siguen produciendo
objetos de uso cotidiano.

No le faltan encantos a este hermoso mundo
ni tampoco amaneceres
para los que merece la pena despertar.

En los campos de Macejowice
La hierba es verde,
y en la hierba, como pasa en la hierba,
la escarcha, transparente.

Quizá no haya un lugar que no haya sido un campo de batalla,
los aún recordados,
los hoy ya olvidados,
bosques de cedros y bosques de abedules,
nieves y arenas, pantanos irisados
y barrancos de negro fracaso
donde en caso de urgencia
satisfacemos ahora nuestras necesidades.

Qué moraleja sale de todo esto: parece que ninguna.
Lo que de verdad sale es la sangre que seca rápida
y siempre algunos ríos, algunas nubes.

En esos desfiladeros trágicos
el viento se lleva los sombreros,
y es inevitable:
la imagen nos da risa.
 


De "Fin y principio" 1993
Versión de Abel Murcia



LAS TRES PALABRAS MÁS EXTRAÑAS



Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera sílaba pertenece ya al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.

Versión de Abel A. Murcia 


MONÓLOGO DE CASANDRA


Soy yo, Casandra.
Y ésta es mi ciudad bajo las cenizas.
Y éste es mi bastón y éstas mis cintas de profeta.
Y ésta es mi cabeza llena de dudas.

Es verdad, triunfo.
Mi cordura llegó a golpear el cielo con un rojo resplandor.
Sólo los profetas que no son creídos
tienen esas vistas.
Sólo aquellos que empezaron a hacer mal las cosas,
y todo podría haberse cumplido tan pronto
como si nunca hubieran existido.

Ahora recuerdo con claridad
cómo la gente, al verme, callaba en mitad de la frase.
La risa se cortaba.
Se separaban las manos.
Los niños corrían hacia sus madres.
Ni siquiera conocía sus efímeros nombres.
Y esa canción sobre la hoja verde...
nadie la terminó en mi presencia.

Yo los amaba.
Pero los amaba desde lo alto.
Desde encima de la vida.
Desde el futuro. Un lugar siempre hay vacío
de donde qué más fácil que divisar la muerte.
Lamento que mi voz fuera áspera.
Mírense desde las estrellas -gritaba-,
mírense desde las estrellas.
Me oían y bajaban la mirada.

Vivían en la vida.
Llenos de miedo.
Condenados.
Desde que nacían en cuerpos de despedida.
Pero había en ellos una húmeda esperanza,
una llama que se alimentaba con su propio parpadeo.
Ellos sabían qué era un instante,
fuera el que fuera
antes de que...

Yo tenía razón.
Sólo que eso no significa nada.
Y éstas son mis ropas chamuscadas.
Y éstos, mis trastos de profeta.
Y ésta, la mueca de mi rostro.
Un rostro que no sabía que pudiera ser hermoso.


De "Mil alegrías -Un encanto-" 1967     

Versión de Abel A. Murcia 


MOVIMIENTO


Tú aquí lloras, y allí bailan.
Y allí lloran en tu lágrima.
Allí fiesta, allí alegría.
Sin saber nada de nada.
Casi luz en los espejos.
Casi llamas de unas velas.
Casi patios y escaleras.
Casi puños, casi gestos.
El hidrógeno informal y el oxígeno a la par.
Los granujas cloro y sodio.
Ese golfo del nitrógeno en cortejo.
Que se alza, se evapora.
Gira y gira bajo el cielo.
Tú aquí lloras, a eso juegas.
Eine kleine Nachtmusik.
¿Tú quién eres, bella máscara?

De "Mil alegrías -Un encanto-" 1967      

Versión de Abel A. Murcia 


OPINIÓN SOBRE LA PORNOGRAFÍA

No hay mayor lujuria que el pensar.
Se propaga este escarceo como la mala hierba
en el surco preparado para las margaritas.


No hay nada sagrado para aquellos que piensan.
Es insolente llamar a las cosas por su nombre,
los viciosos análisis, las síntesis lascivas,
la persecución salvaje y perversa de un hecho desnudo,
el manoseo obsceno de delicados temas,
los roces al expresar opiniones; música celestial en sus oídos.

A plena luz del día o al amparo de la noche
unen en parejas, triángulos y círculos.
Aquí cualquiera puede ser el sexo y la edad de los que juegan.
Les brillan los ojos, les arden las mejillas.
El amigo corrompe al amigo.
Degeneradas hijas pervierten a su padre.
Un hermano chulea a su hermana menor.

Otros son los frutos que desean
del prohibido árbol del conocimiento,
y no las rosadas nalgas de las revistas ilustradas,
pornografía esa tan ingenua en el fondo.
Les divierten libros que no están ilustrados.
Sólo son más amenos por frases especiales
marcadas con la uña o con un lápiz.


De "Gente en el puente" 1986 



UN ENCANTO


Con que quiere felicidad,
con que quiere la verdad,
con que quiere eternidad,
¡vaya, vaya!

Apenas si acaba de distinguir el sueño de la vigilia,
apenas si acaba de darse cuenta de que él es él,
apenas si acaba de labrar su mano, descendiente de una aleta,
el pedernal y el cohete,
es fácil ahogarlo en la cuchara del océano,
demasiado poco ridículo incluso como para hacer reír al vacío,
con los ojos sólo ve,
con los oídos sólo oye,
el récord de su habla es el modo potencial,
con la razón vitupera a la razón,
en una palabra: casi nadie,
pero con la cabeza llena de libertad, de omnisciencia
       y de existencia
más allá de la estúpida carne,
¡vaya, vaya!

Porque quizá sí exista,
haya sucedido de verdad
bajo una de las pueblerinas estrellas.
A su modo, dinámico y movido.
Para ser una miserable degeneración del cristal,
bastante sorprendido.
Para haber tenido una difícil infancia en la obligatoriedad
      de la manada,
no está mal como individuo.
¡Vaya, vaya!

A seguir así, así aunque sea un instante,
¡a través del abrir y cerrar de ojos de una pequeña galaxia!
A ver si tenemos por fin una idea, aproximada al menos,
de qué va a ser, ya que ya es,
Y es obstinado.
Obstinado, hay que admitirlo, mucho.
Con ese aro en la nariz, con esa toga, con ese suéter.
Queramos o no, un encanto.
Pobrecito.
Un verdadero hombre.


De "Mil alegrías -Un encanto-" 1967      

Versión de Abel A. Murcia 


PROSPECTO


Soy un tranquilizante.
Funciono en casa,
Soy eficaz en la oficina,
me siento en los exámenes,
Comparezco ante los tribunales,
pego cuidadosamente las tazas rotas:
sólo tienes que tomarme,
¡disolverme bajo la lengua,
tragarme,
sólo tienes que beber un poco de agua!

Sé qué hacer con la desgracia,
cómo sobrellevar una mala noticia,
disminuir la injusticia,
iluminar la ausencia de Dios,
escoger un sombrero de luto que quede bien con una cara.
A qué esperas,
confía en la piedad química.

Eres todavía un hombre (una mujer) joven,
deberías sentar la cabeza de algún modo.
¿Quién ha dicho
que la vida hay que vivirla arriesgadamente?

Entrégame tu abismo,
lo cubriré de sueño,
me estarás agradecido (agradecida)
por haber caído de pies.

Véndeme tu alma.
No habrá más comprador.

Ya no hay otro demonio.

De "Si acaso" 1978        

Versión de Abel A. Murcia






CZESLAW MILOSZ 


EL PAISAJE


El paisaje no necesitaba nada excepto glorificación.
Excepto mensajeros reales que trajeran sus dones:
Un nombre con un atributo y un verbo inflexivo.
Si solamente preciosos robles copiosamente brillaran
Cuando nuestros bravos estudiantes, en un camino sobre el valle,
Pasean y cantan "La Oda a la Alegría".
Si al menos un solitario pastor grabara cartas en una corteza.

El paisaje no necesitaba nada excepto glorificación.
Pero no existían mensajeros. Matorrales, oscuras gargantas,
Bosque colgando del bosque, pájaro de largo gemido.
Y quién aquí podría iniciar una frase?
El paisaje era, quien conoce, probablemente hermoso.
Allá abajo, todo estaba derrumbándose: las salas del castillo,
Las callejuelas detrás de la catedral, los bordellos, las tiendas.
Y ni un alma. Por tanto, ¿de dónde podrían venir mensajeros?
Después de olvidados desastres, yo estaba heredado a la tierra,
Abajo, a la playa del mar y, arriba, a la tierra, al sol.


Versión de Rafael Díaz Borbón



ENCUENTRO
 
Estuvimos paseando a través de los campos
en un vagón al amanecer.
Una herida rosa roja en la oscuridad.

Y de pronto una liebre atravesó la carretera.
Uno de nosotros la señaló con la mano.
Eso fue hace tiempos. Hoy ninguno de ellos está vivo,
Ni la liebre, ni el hombre que hizo el ademán.

Oh, amor mío, ¿dónde están ellos, adónde han ido?
El destello de una mano, la línea de un movimiento,
el susurro de los guijarros.
Pregunto no con tristeza, sino con asombro.


Versión de Rafael Díaz Borbón
 



HONESTA DESCRIPCIÓN DE MÍ MISMO


Tomándome un whisky en un aeropuerto,
digamos que en Mineápolis


Mis oídos captan cada vez menos las conversaciones,
mis ojos se debilitan, pero siguen siendo insaciables.

Veo sus piernas en minifalda, en pantalones o envueltas
en telas ligeras.

A cada una la observo por separado, sus traseros y
sus muslos, pensativo, arrullado por sueños porno.

Viejo verde, ya sería tiempo de que te fueras a la tumba
en lugar de entretenerte con juegos y diversiones de jóvenes.

No es verdad, hago solamente lo que siempre he hecho,
ordenando las escenas de esta tierra bajo el dictado
de la imaginación erótica.

No deseo a esas criaturas en particular, lo deseo todo,
y ellas son como el signo de una relación estática.

No es culpa mía que así estemos constituidos: la mitad
de contemplación desinteresada y la mitad de apetito.

Si después de morir me voy al cielo, tendrá que ser
como aquí, sólo que liberado de estos torpes sentidos,
de estos pesados huesos.

Transformado en mirar puro, seguiré devorando las
proporciones del cuerpo humano, el color de los lirios,
esa calle parisina en un amanecer de junio, y toda la
extraordinaria, inconcebible multiplicidad de las cosas visibles.


Versión de Gerardo Beltrán 


LA CAÍDA
 
La muerte de un hombre es como la caída de una poderosa nación
Que tuvo valientes ejércitos, capitanes y profetas,
Y ricos puertos y barcos en todos los mares,
Pero ahora no socorrerá ninguna sitiada ciudad,
No entrará en ninguna alianza,
Porque sus ciudades están vacías, su población dispersa,
Su tierra que una vez proveyó de cosechas está saturada de cardos,
Su misión olvidada, su lengua perdida,
El dialecto de un pueblo puesto sobre inaccesibles montañas.


Versión de Rafael Díaz Borbón
 



NOTICIAS

¿De la terrena civilización, qué diremos?

Que fue un sistema de coloreadas esferas vaciadas en vasos ahumados,
Donde un luminiscente hilo líquido se mantuvo envuelto y desenvuelto.

O que fue una imponente colección de repentinos resplandores de palacios
Destrozados a tiros desde una cúpula de macizas puertas
Detrás de la cual anduvo un monstruo sin rostro.

Que cada día se echaron las suertes, y que quienquiera que se arrastró bajo
fue conducido hasta allá como sacrificio: ancianos, niños,
                                                                            muchachas y muchachos.

O pudiera ser de otra manera: que vivimos en un vellocino de oro,
en una red de arco-iris, en un capullo de nube,
Suspendidos de la rama de un árbol galáctico.
Y nuestra red fue tejida de materia de signos,
Jeroglíficos para el ojo y el oído, amorosos anillos.
Un sonido retumbado adentro, esculpiendo nuestro tiempo,
El pestañeo, aleteo, gorjeo de nuestro lenguaje.

¿Que nosotros pudimos tejer la frontera
Entre dentro y sin, luz y abismo,
Si no, desde nosotros mismos, desde nuestro propio cálido aliento,
Y lápiz labial y gasa y muselina,
Desde el latido del corazón cuyo silencio hace el mundo morir?
O quizá, no diremos nada de la terrena civilización.
Para que nadie realmente conozca lo que fue.

Versión de Rafael Díaz Borbón
 


NUNCA DE TI, CIUDAD


Nunca de ti, ciudad, he podido irme.
Larga fue la milla, pero algo me retrocedía como a una
pieza en el ajedrez.
Huía yo por la tierra que rodaba cada vez más rápida
Y siempre estuve ahí: con los libros en mi morral de lona,
Clavando los ojos en las pardas colinas detrás de las torres
de Santiago
Donde se mueven un pequeño caballo y un hombre pequeño
detrás del arado,
Ciertísimamente desde hace mucho ya muertos.
Sí, es verdad, nadie comprendió la sociedad ni la ciudad,
Los cines Lux y Helios, los letreros de Halpern y Segal,
El paseo en la calle de San Jorge, llamada de Mickiewicz.
No, no los comprendió nadie. Nadie lo ha logrado.
Pero cuando la vida transcurre en una sola esperanza:
De algún día ya sólo quedan claridad y distinción,
Entonces, muy a menudo, da pena.

Versión de Jan Zynch






ZBIGNIEW HERBERT


A Marco Aurelio

 
Buenas noches Marco Aurelio apaga la luz
y cierra el libro Encima de tu cabeza
se levanta una dorada alarma de estrellas
el cielo habla alguna lengua extranjera
este es el bárbaro grito de miedo
que tu latín no puede entender
un terror continuo un negro terror
contra la frágil tierra humana

empieza a golpear y triunfa Escucha
su rugido El flujo incesante
de los elementos ahogará tu prosa
hasta que se derrumben los cuatro muros del mundo

¿Y para nosotros? -temblar en el aire
soplar las cenizas agitar el éter
roernos los dedos buscar vanas palabras
arrastrar las sombras caídas a nuestras espaldas

Bueno Marco Aurelio mejor cuelga tu paz
a través de las tinieblas dame la mano
Déjala temblar cuando el ciego mundo golpea
en nuestros cinco sentidos como en una lira caída
Traidores el universo y la astronomía
el cálculo de las estrellas la sabiduría de la hierba
y tu grandeza demasiado enorme
y Marco mis lágrimas indefensas

De "Informe sobre la ciudad sitiada"
Traducción de José Emilio Pacheco
Universidad Autónoma Metropolitana
Azcapotzalco, D.F, México   1992 



De la traducción poética

Como un abejorro zompón
que se posó sobre la flor
hasta que se encorvó el flexible tallo
y ahora se abre paso entre filas de pétalos
parecidos a hojas de diccionario
y se dirige hacia el centro
donde están el aroma y el dulzor
y aunque pescó un catarro
y ha perdido el sabor
aún persiste
hasta que su cabeza golpea
contra el pistilo amarillo

y aquí ya el fin
difícil es penetrar
por los cálices de las flores
hasta la raíz
así el abejorro se aleja
muy ufano
y zumbando con vigor:
dentro me metí
y a quienes
no acaban de creerle
su nariz enseña
amarilla de polen

 
De "Informe sobre la ciudad sitiada".
Traducción de Xaverio Ballester
Madrid, Ediciones Hiperión, 1993. 2.ª edición, 2008




Don Cógito lee el periódico

En primera página
la noticia de la matanza de 120 soldados

la guerra ya duraba mucho
uno puede acostumbrarse

            justo al lado información
           de un crimen espectacular
           con el retrato del asesino

            la mirada de Don Cógito
            salta indiferente
            la hecatombe de los soldados
            para sumergirse con deleite
            en la descripción del espanto cotidiano

            un agricultor de unos treinta años
            en una depresión nerviosa
            mató a su mujer
            y a sus dos pequeñuelos

            con precisión se describen
            la ejecución del crimen
            la posición de los cuerpos
            y otros detalles

            a los 120 caídos
            inútil es buscar en un mapa
            la excesiva lejanía
            los oculta como una jungla

            no estimulan la imaginación
            son demasiados
            la cifra cero al final
            los transforma en una abstracción

            un tema para meditar:
            la aritmética de la compasión


De "Informe sobre la ciudad sitiada".
Traducción de Xaverio Ballester
Madrid, Ediciones Hiperión, 1993. 2.ª edición, 2008


  

El de ciencias naturales

No puedo recordar
su rostro
estaba de pie frente a mí en lo alto
al final de sus largas piernas separadas
veía
su cadenita de oro
su gris levita
y su flaco cuello
al que estaba prendida
una inerte corbata

fue el primero que nos enseñó
el anca de una rana muerta
que pinchada con un alfiler
violentamente se contrae

él nos introdujo
a través de un microscopio dorado
en la vida íntima
de nuestro bisabuelo
el paramecio

trajo un oscuro grano
y dijo: cornezuelo

instigado por él
en el décimo año de mi vida
fui padre
cuando tras una tensa espera

de una castaña sumergida en el agua
apareció un brote amarillo
y todo estalló en canto
alrededor

en el segundo año de la guerra
mataron al de ciencias
los malandrines de historia

si es que fue al cielo-

quizá camine ahora
sobre largos rayos
vestidos con grises medias
con una enorme red
y una caja verde
alegremente bamboleándose a su espalda

pero si no se fue allá arriba-

cuando en el sendero del bosque
encuentro un escarabajo encaramándose
a una pelotilla de arena
me acerco
me cuadro
y digo:
-buenos días señor profesor
permítame ayudarle

lo transporto delicadamente
y me quedo mirando un rato
hasta que desaparece
en la obscura sala de profesores
al final del corredor de hojas


De "Informe sobre la ciudad sitiada".
Traducción de Xaverio Ballester
Madrid, Ediciones Hiperión, 1993. 2.ª edición, 2008


 

Intento de descripción

Primero me describiré a mí mismo
empezando por mi cabeza
o mejor mi pie
o mi mano
o el meñique en mi mano izquierda

mi meñique
es tibio
un tanto curvado hacia adentro
termina en uña
está hecho de tres segmentos
cerca de mi palma
librado a sus propios medios
sería un gusano de buen tamaño

es un dedo muy especial
el meñique de una mano izquierda
único en todo el mundo
me lo dieron directamente
otros meñiques de una mano izquierda
son una fría abstracción
comparto con el mío
fecha de nacimiento
fecha de muerte
común soledad
sólo la sangre
ocupada en la escansión de oscuras tautologías
une playas distantes
con un hilo de mutuo acuerdo


De "Informe sobre la ciudad sitiada"
Traducción de José Emilio Pacheco
Universidad Autónoma Metropolitana
Azcapotzalco, D.F, México, 1992



La piedra

 
La piedra es la criatura
perfecta

igual a sí misma
vigilante de sus fronteras

exactamente repleta
de pétreo sentido

con un aroma que a nada recuerda
a nadie espanta no despierta codicia

su ardor y frío
son justos y están llenos de dignidad

siento su duro reproche
cuando la apreso en mi mano
y su noble cuerpo
absorbe el falso calor

                -Las piedras no se dejan domesticar
                hasta el final nos mirarán
                con su mirada tranquila clarísima



De "Informe sobre la ciudad sitiada".
Traducción de Xaverio Ballester
Madrid, Ediciones Hiperión, 1993. 2.ª edición, 2008



Nike cuando vacila

Nike más bella en el instante
en que vacila
la diestra bella como una orden
descansa en el aire
mas las alas vibran

ha pues divisado
a un joven solitario
sigue el largo surco
de un carro de combate
por un gris camino en un gris paraje
de rocas y ralos matojos de enebro

aquel joven morirá pronto
de hecho el platillo de la balanza con su destino
ya está cayendo violentamente
hacia la tierra

Nike desea
acercarse
y besarle la frente

mas teme
que él que aún no conoció
la dulzura de las caricias
al sentirla ahora
podría huir como los otros
hicieron durante la batalla
así que Nike vacila

y al final decide
quedarse en esa postura
que le enseñaron los escultores
avergonzada de aquel instante de ternura

sabe bien
que mañana al alba
encontrarán a ese muchacho
con el pecho abierto
los ojos cerrados
y el amargo óbolo de la patria
bajo su lengua entumecida



De "Informe sobre la ciudad sitiada".
Traducción de Xaverio Ballester
Madrid, Ediciones Hiperión, 1993. 2.ª edición, 2008

 

Un país

En la misma esquina de este viejo mapa hay un país que añoro.
Es la patria de las manzanas, las colinas, los ríos perezosos, del vino agrio y el amor.
Por desgracia una gran araña tejió sobre él su tela
y con su viscosa saliva cerró las puertas del sueño.
                 Y es siempre así: el ángel con la espada de fuego, la araña y la conciencia

 

De "Informe sobre la ciudad sitiada".
Traducción de Xaverio Ballester
Madrid, Ediciones Hiperión, 1993. 2.ª edición, 2008




ADAM ZAGAJEWSKI


A mí mismo en mis memorias


Fluye, fluye, nube gris,
se abre la flor de la peonía,
nada te une ya a esta tierra,
nada te une ya a este cielo.

Delira en la canícula el jardín,
un gato da bostezos en el porche.
Caminas por la calle de los tilos
en flor, de qué ciudad, lo ignoras,

en qué país, no lo recuerdas.
Brillan livianos los estorninos,
la noche se aproxima suavemente,
juegan al escondite los capullos de las rosas.

Eres tan sólo un sueño, una imagen,
sólo un anhelo eres.
Cuando te vayas, como las nubes,
se teñirá de bronce tu recuerdo.

Y rondarás los ríos
y las sombras de los árboles,
pero naufragarás en la tierra, en la tierra, en la tierra.


Versión de Elzbieta Bortkiewicz


Canción del emigrado

En ciudades ajenas venimos al mundo
y las llamamos patria, mas breve es
el tiempo concedido para admirar sus muros y sus torres.
Caminamos de este a oeste, ante nosotros rueda
el gran aro del sol
ardiente, a través del cual, como en el circo,
salta ágilmente un león domado. En ciudades extrañas
contemplamos las obras de viejos maestros
y, sin asombro, en añejos cuadros vemos
nuestros propios rostros. Habíamos existido
antes, e incluso conocíamos el sufrimiento,
nos faltaban tan sólo las palabras. En la iglesia
ortodoxa de París los últimos rusos blancos,
encanecidos, rezan a Dios, varios lustros
más joven que ellos y, como ellos,
impotente. En ciudades ajenas
permaneceremos, como los árboles, como las piedras.


Versión de Elzbieta Bortkiewicz


Lienzo

De pie, callado ante el cuadro sombrío,
ante el lienzo que hubiera podido tornarse
abrigo, camisa, bandera,
pero en cosmos se había convertido.

Permanecí en silencio,
colmado de encanto y rebelión, pensando
en el arte de pintar y el arte de vivir,
en tantos días fríos y vacíos,

en los momentos de impotencia
de mi imaginación,
que como el corazón de la campana
vive tan sólo en el balanceo,

golpeando lo que ama
y amando lo que golpea,
y pensé que este lienzo
también hubiera podido ser mortaja.

Versión de Elzbieta Bortkiewicz


Senza Flash

Senza flash!  «Sin flash!»
(exclamación que se oye a menudo en las galerías italianas)


Sin llama, sin noches de insomnio, sin ardor,
sin lágrimas, sin grandes pasiones, sin convencimiento.
Viviremos así: senza flash.

Queda y pausadamente, dócilmente, entre sueños,
las manos manchadas con la tinta negra de los diarios,
las caras grasientas de crema: senza flash.

Turistas sonrientes, camisas impecables,
Herr Lange y Miss Fee, Monsieur et Madame Rien
entrarán en el museo: senza flash.

Se detendrán ante el cuadro de Piero della Francesca, donde
Cristo, casi enajenado, surge de la tumba,
resucitado, libre: senza flash.

Quizás ocurra entonces algún hecho imprevisto:
se agite el corazón bajo el tejido suave,
se haga el silencio, destelle el flash.


Versión de Elzbieta Bortkiewicz




RUMBO A ESLOVAQUIA

Cada vez está más cercano el momento de partir. Eslovaquia es el último destino de esta aventura que todavía es nuestro Comenius. Hay que viajar ligero de equipaje, sí, pero ¿hay algo más ligero que las palabras? Así pues, veamos algunos de los más importantes escritores eslovacos. 

MILAN RÚFUS



http://citaty.in/media/authors_140px/milan-rufus.jpg

Milan Rúfus (December 10, 1928 – January 11, 2009) was a Slovak poet, essayist, translator, children's writer and academic.

He was born in Závazná Poruba in a bricklayer family, in the Zilina region. After graduation at grammar school in Liptovski Mikulas in 1948 he went to the Faculty of Arts at comenius University ain Bratislava and studied Slovak language, literature, and history. From 1952 to 1989 he lectured at the university on the history of Slovak and Czech literature. From 1971 to 1972 he taught at a university in Naples. He retired in 1990 and lived with his family in Bratislava. At  age 80 he died at University Hospital in that city.

Rúfus published his first poems in magazines Pramen, Novy rod, Mladá tvorba (Production of young ones) and Borba in the 1940s and debuted with his first collection, Až dozrieme ("When We Grow Mature") in 1956. Až dozrieme was a huge progression in understanding of poetry in that period. His work was influenced by symbolism, while he has also a strong social feeling. His source of inspiration was Slovak folk art, work of various Slovak painters and also work of photographer Martin Martincek. Beside writing for adults he devote some time to children's literature. He introduced himself as poet with autonous view of moral and life values, of love, turth, beauty, suffering and tragedy of both man and world of second half of 20th century. He was seraching for meaning and essence of life with great perception and sensibility. In his work, he submerged deep into prolematics of life's sorrows, uncertainties, delights happines and also resistance.

A children's book, Modlitbičky ("Little Prayers") has been called his most successful work. Toward the end of his life he also published Báseň a čas ("Poem and Time") and Vernosť ("Fidelity").

In a book of essays, Človek, čas a tvorba ("Human, Time and Creation"), he examined questions of poetry and its relation to truth, homeland and time.

As a translator he produced a Slovak version of Henrik Ibsen's Peer Gynt.

Rúfus, whose works have been translated into more than 20 languages, was nominated for the Nobel Prize for Literatura many times since 1991. He became the first winner of the international Crane Summit Award for poetry 2008. As part of the award, his poems have been translated into Chinese and introduced in Bratislava on his birthday, 10 December 2008.

POEMS

Ante scriptum 

Čo som to stratil už?
A čo vždy ešte stretám
z toho, čo prešlo cez náš dom?
Vždy ešte tu
a stále ešte nie Tam –
nad matkou Zemou na dotyk nízko lietam
jak lastovičky pred dažďom.
 
 
Ante Scriptum
What is it that I’ve already lost?
And of those that already passed through our home,
which do I meet again?
Always still here
but not yet there
I fly low over mother earth, a touch away
like a swallow before the rain.


Tichý zázrak materstva 
Nič nového niet v Božej dielni:
láskou je človek zraniteľný.
No z duše spraví taký sviatok,
že jej tá rana stála za to.
Láska – to nie je dieťa chvíle.
Láska je dlhá, život krátky.
Nerozumieš tej skrytej sile?
Pýtaj sa na ňu svojej matky.
Matka je studňa, ty si okov.
Je studňa plná živej vody.
Čo by si čerpal tisíc rokov,
nevyčerpáš ju.
Nuž si kľakni. Až potom vstaň a odíď.

The quiet miracle of motherhood
Nothing new comes out of the workshop of God:
Just as always, love makes a man vulnerable.
Out of his spirit is made such a great holiday, (such a holiday),
that the pain is worth it.
Love – it’s not a child of the moment.
Love is long, life is short.
Do you not understand that hidden power?
Then ask your mother about it.
Mom is a well you are a bucket.
A well full of living water.
That you could draw from for a thousand years,
And not exhaust.
So get down on your knees before her. And only after may you get up to leave.
Báseň a dieťa
Krajina detstva.
Celá sa topí v jase.
A svieti ľudstvu nad unavenou kosťou.
Krajina detstva – deťmi žitá báseň.
Skutočnosť je tu zázrakom
a zázrak skutočnosťou.
Ak neuhádneš, čo tu čomu slúži,
pokloň sa jej
a opýtaj sa Múzy.
Múza ti povie,
trochu dojatá:
– Báseň a dieťa?
To sú dvojčatá. –



A poem and a child
The world of childhood.
Everything melts in its brightness.
And shines humanity over tired bones.
The world of childhood – a poem lived by children.
Reality in this world is a miracle
and miracle here a reality.
If you can’t figure out what here is being served,
bow down to her
and ask the Muse.
The Muse will tell you,
with a little thrill:
A poem and a child,
are twins hand in hand.


Poľná cesta do gymnázia
Píšem si počty,
počty opozdené:
Kráčal som dvanásť kilometrov denne.
Šesť do školy, šesť domov.
Po celých osem rokov.
Koľko to bolo krokov
do snehu, do hliny,
do mrmlajúcich hromov...
Šliapaná nielen nohami
(aj srdce do nej búši),
je tam tá cestička
a drží pod nami.
I v mojej vďačnej duši.


The road to school through the fields
I write math problems,
turned in late:
I marched eight miles a day, each day.
Four to school, four home.
The entire eight years.
How many steps did I take
through snow, through clay,
into murmuring thunder?
The road was trudged along not only by my feet,
but next to her beat each pounding of my heart.
That little road was there and is there
and holds firm under us even today.
Holds firm in my grateful soul
.



campanas = zvony (ed. bilingüe eslovaco-español)-milan rufus-9788495976161

 
En "Campanas", de Milan Rúfus, se muestra el singular universo poético que el escritor ha sido capaz de construir cons sus plabras como una delicada y tintineante redecilla de plata. Rúfus pertenece a esa reducida estirpe de creadores con un mundo propio, de perfecta coherencia estética y filosófica. Su obra ha dejado huellas indelebles en la poesía eslovaca de la segunda mitad del siglo xx, y en la actualidad continúa influyendo en muchos autores. Representa, además, un valor permanente en la lírica europea, como lo atestiguan las traducciones a una treintena de idiomas y su reiterada candidatura al Premio Nobel.

 

JÚLIUS SATINSKÝ

 
http://www.bratislavskenoviny.sk/buxus/images/2003/200301satinsky.jpgJúlius Satinský (20 August 1941 – 29 December 2002 in Bratislava) was a Slovak actor, comedian, singer, showman and writer. He is mostly remembered in Slovakia as member of the legendary comedian duo Milan Lasica - Július Satinský, however his scope of interest was wide. Asteroid 15946 Satinský is named after him.

He studied drama theory at the Academy of Performing Arts in Bratislava (VŠMU). He started his acting career alongside Milan Lasica in 1959, with whom they formed a comic duo. They performed in the Divadlo na Korze theatre (presently Astorka Korzo 90') until the late 1960s.
After 1968 (see Praque Spring, Normalization (Czechoslovakia), the duo was partly banned from working in the Slovak part of Czechoslovakia and performed for two years in a cabaret in the Czech city of Brno. Between 1972 and 1978, Satinský was a member of the musical ensemble of the Nová scéna theatre and between 1978 and 1980 he was a member of the drama company of this theatre and of the Korzo 90 theatre in Bratislava.
When they were allowed to appear on stage again in 1982, they moved to the newly established Štúdio S theatre, of which Lasica was director.
Satinský was not only known as an actor and comedian but also as a radio and TV host, a lecturer who travelled around Slovakia to discuss questions about democracy and civil society and as an author of memoirs about his childhood and student years in Bratislava as well as of feuilletons. Along with Milan Lasica he sang on several music albums, the most successful being Bolo nas jedenást' (There used to be eleven of us) with music by Jaroslav Filip.
On 2 January 2002, he received the state award Pribina Cross of the First Class for his lifetime contribution to Slovak art and support for civil society.
Some of his major works are Večery pre dvoch (Evenings for two), Ktosi je za dverami (Somebody is behind the door), S tebou me baví svet -a film in Czech- (I enjoy the world with you), Vesnicko má stredisková -a film in Czech- (My sweet little village), Moji milí Slováci (My dear Slovaks, 1992), Rozprávky Uja Klobásu (Stories of Mr. Sausage).




pani rafikova: la vicerregenta (ed. bilingüe eslaovaco/ español)-janko jesensky-9788495855091
  

Janko Jesenský se cuenta entre las personalidades literarias eslovacas más representativas de la primera mitad del siglo XX, por la extensión y la variedad de su obra y la influencia que ésta ejerció en el panorama literario de su tiempo. Considerada una de sus más logradas obras en prosa, "La vicerregenta" apareció en 1898 y en ella el autor expresa claramente su opinión acerca da la vida provinciana de la época y sus valores.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada